Ser feliz: Una cuestión de actitud

0
60
Imágen predeterminada
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

Tu puedes aprender a ser feliz, cambiando tus pensamientos y tu actitud ante la vida.

¿Se puede aprender a ser feliz? ¿Por qué algunas personas son felices con cualquier cosa y otras no pueden serlo, a pesar de tenerlo todo?

 

Es cierto, que existen personas que nacen con una predisposición a la felicidad. Sin embargo, durante la vida aprendemos a ser felices o a ser infelices.

 

Cuando somos pequeños, no nos damos cuenta de ese aprendizaje. Aprendemos a ser felices o infelices, no sólo a partir de las experiencias que vivimos, sino de la forma en que los adultos nos enseñan a vivirlas y a vivir cualquier tipo de problemas.

 

Si nuestros padres o uno de ellos, viven quejándose, fijándose sólo en el aspecto negativo de las cosas, sintiéndose derrotados o agobiados ante los problemas y dificultades, etc., probablemente nosotros actuemos de la misma manera.

 

Si por el contrario, ellos son personas positivas que siempre ven el lado “bueno” de todo lo que les sucede, resuelven los problemas con entusiasmo, confiando en obtener éxito, disfrutan de la vida, ríen con frecuencia, son personas activas, etc., no importa cual es nuestra carga genética, si aprendimos de ellos, seremos felices.

 

¿Esto quiere decir que si actualmente somos infelices, así tenemos que seguir siendo siempre? No.

Quiere decir, que así como aprendimos una actitud, podemos aprender una diferente, que sustituya aquella que nos hace sufrir.

 

No podemos evitar el sufrimiento, que es parte de la vida. Pero podemos enfrentarlo con una actitud adecuada y superarlo o podemos vivirlo con una actitud inadecuada y aumentarlo.

 

Ser feliz no significa vivir en la carcajada en todo momento. Eso es imposible.

 

Ser feliz es un estado de bienestar general, basado en sentimientos de paz y armonía internas, autoestima y satisfacción personal, en el que los momentos positivos superan a los negativos y los logros predominan sobre los fracasos y en el que nuestra vida tiene un sentido y un significado.

 

Esto depende de nosotros y si no lo tenemos, trabajando adecuadamente, lo podemos obtener.

 

Elementos necesarios en el aprendizaje de la felicidad

 

Ser felices, es un estado de ánimo producto de una actitud elegida por nosotros.

Con mayor o menor consciencia, nosotros elegimos cómo queremos vivir nuestra vida. Por eso podemos elegir, aprender a ser felices. Para ello necesitas:


  • Valorar el mundo que nos rodea. Hay que poner toda nuestra atención en los aspectos positivos y saborearlos.
  • Enfrentar los problemas y el sufrimiento con una actitud positiva, sabiendo que son situaciones pasajeras y que podemos aprender de ellas.
  • Vivir en el momento presente.
  • Fortalecer nuestra autoestima.
  • Conocernos a nosotros mismos para evitar conflictos internos.
  • Desarrollar un optimismo realista, es decir, basado en la convicción de que las situaciones que estamos viviendo, siempre van a darnos un resultado positivo, si sabemos: enfrentarlas adecuadamente y percibirlas objetivamente.

 

¿Qué hacer?

 

En ocasiones estamos descontentos y ni siquiera sabemos por qué.

Quizás sabemos lo que no queremos o lo que no nos gusta, pero no siempre sabemos lo que nos causaría verdadera satisfacción.

 

El primer paso es saber qué te gusta. ¡Averígualo!

Prueba diferentes actividades, retoma intereses que abandonaste hace muchos años, aprende nuevas cosas y descubre qué es lo que actualmente te da satisfacción.

 

Desarrolla diferentes intereses. La variedad es sumamente importante.

Nuestro cerebro se acostumbra a una sola actividad y podemos caer en la monotonía.

 

Rompe con la rutina y desarrolla tu creatividad.

Una vida variada e interesante es más satisfactoria, rica y feliz, que una vida predecible y sin ninguna variedad.

 

Busca actividades en las que realmente te involucres de forma tal, que el mundo a tu alrededor deje de existir.

Cuando lo logres, disfrutarás de una sensación de paz y bienestar muy especial.

 

Trata de promover la risa y el buen humor en tu vida diaria.

Busca en libros, películas, con amigos, en Internet, etc., momentos de diversión y alegría.

 

No compres los problemas de los demás.

Pueden compartir ciertos momentos y ayudarse, pero cada quien es responsable de sí mismo.

 

Recuerda que la felicidad es una opción personal. Tú no puedes hacer felices a otras personas y ellos no pueden hacerte feliz a ti.

Tú eres responsable de tú propia felicidad y de las decisiones que tomas cada momento.

 

Cuida tu cuerpo y tu salud.

Mucha de nuestra infelicidad está relacionada con enfermedades, molestias físicas y problemas que podemos evitar con un estilo de vida sano.

 

Aprende a manejar tus emociones negativas, para no ser manejado por ellas. No te desgastes inútilmente, ni sufras innecesariamente.

Muchas veces quedamos atrapados en el coraje, resentimiento, depresión, etc. y pasan los años sin que podamos salir adelante.

 

 

 

 

con información de Bienestar emocional
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo