¿Piensas ir a la casa de empeño?

0
46
Imágen predeterminada
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

A veces no se pueden evitar los gastos en ciertas épocas del año y eso puede significar un desajuste para la economía familiar. Ante este panorama, la opción podría ser acudir a la casa de empeño, pero antes hay que estar informado y comparar.

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios, más del 70% de las personas que empeñan dejan joyas y la mayoría utiliza el dinero para el pago de deudas.
La Condusef recomienda elegir la casa de empeño que te dé más liquidez por tus prendas (un porcentaje mayor del avalúo) a un menor costo (tasa de interés más baja).
1.- Los préstamos de las casas de empeño tienen un Costo Anual Total (CAT) que engloba todos los costos: tasa de interés, comisión, avalúo y gastos de almacenaje.
2.-Existen dos tipos de casas: Las empresas privadas mercantiles y las Instituciones de Asistencia Privada ( fundaciones y asociaciones sin fines de lucro como, por ejemplo, el Nacional Monte de Piedad). En el país existen más empresas privadas y el CAT que cobran es mayor.
3.-Tras ser valuada tu prenda, puedes aceptar o rechazar el monto que te ofrecen pero una vez aceptando debes acatar los términos del contrato de prenda. Estos convenios deben estar registrados ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), por lo que es recomendable leer detenidamente el contrato antes de firmarlo.
4.-Es importante recordar las fechas de pago y refrendo, pues de olvidarlas, su prenda podría ser sacada a vitrina y venderse.
5.-La tasa de interés varía de acuerdo con los servicios adicionales que llegue a prestar la casa de empeño, pero no hay que ignorar que, aunque el préstamo en las casas de empeño es accesible es caro, ya que la tasa de interés anual que aplican va desde 48% hasta 159.6 por ciento.
Con información de Excélsior

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo