17.1 C
Mexico City
sábado, 16 octubre, 2021
- Publicidad -

Científicos recrean el perfume de Cleopatra

- Publicidad -

ACIR Online

Robert Littman y Jay Silverstein, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Hawái lograron replicar la fragancia que utilizaba Cleopatra VII, la última gran reina del antiguo Egipto.

El perfume que recrearon es el que pudo haber llevado Cleopatra y que tal vez contribuyó a que tanto Julio César como Marco Antonio cayeran rendidos a sus pies.

Para lograr la recreación de estos aromas, los investigadores, que durante años han excavado en la antigua ciudad egipcia de Thmuis, situada en el delta del Nilo, han tomado muestras de las vasijas que un día los contuvieron, según explicaron en un comunicado de prensa reciente.

“Es emocionante poder oler un perfume que nadie ha olido en 2.000 años y que Cleopatra podría haber utilizado” afirmó Robert Littman, que junto a Jay Silverstein

Si bien los jarrones no olían, el análisis químico del lodo reveló algunos de los ingredientes. Los investigadores llevaron sus hallazgos a dos expertos en perfume egipcio, Dora Goldsmith Sean Coughlin, quienes ayudaron a recrear los olores siguiendo las fórmulas encontradas en los textos griegos antiguos.

La base de ambos aromas recreados es la mirra, una resina extraída de un árbol espinoso nativo del Cuerno de África y la Península Arábiga. Se agregaron ingredientes como el cardamomo, el aceite de oliva y la canela para producir los perfumes antiguos, que en general eran mucho más espesos y pegajosos que los perfumes de hoy en día, lo que les conferían aromas fuertes, picantes y ligeramente almizclados que tendían a durar más que las fragancias modernas.

Este era el Chanel No. 5 del antiguo Egipto

Mandy Aftel, perfumista que ayudó a reproducir un perfume que se utilizó sobre una momia infantil, ha declarado que no existe aún una prueba fehaciente de que se trate realmente del perfume de la reina Cleopatra, ya que ella tenía su propia fábrica de perfumes y creó fragancias únicas para ella en vez de usar las que podrían encontrarse en las tiendas de entonces. De hecho, cuenta la leyenda que cuando Marco Antonio llegó a visitarla a Tarso, ella mandó rociar de su propio perfume las velas de su barco real, de forma que el emperador romano pudiera percibir su aroma mucho antes de llegar a la orilla.

¿Será?

- Publicidad -

Radio Felicidad en Iheart Radio