Cómo empezar a tomar buenas decisiones

51
Choosing between apple and doughnut
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

Las decisiones son parte de nuestra vida diaria, de cosas tan banales y pequeñitas como el elegir tu ropa o si tomarás té o café para el desayuno.

Todo este cúmulo de decisiones le dan forma a tus días. No hay una fórmula exacta para saber qué decisiones son buenas o malas, todo depende de tus objetivos, perspectiva y hasta personalidad.

Lo más importante es asumir las consecuencias de esas decisiones, esa es la parte complicada, pero una vez que la asumes, todo resultará mucho más sencillo.

Sobre todo porque aunque al principio pueda parecer una “decisión mala”, en realidad es una muy buena experiencia.

Sin embargo, si debes tomar una gran decisión que afecte mucho más tu vida, quizá sí debas evaluarla, es simplemente una recomendación, al final tú seguirás tus instintos y hasta tu corazón.

Aquí te damos algunos consejos:

Ten claros tus objetivos

Esto te ayudará a que tomes decisiones con base en ese objetivo y cualquiera que sea, siempre será la correcta, aunque las consecuencias no sean como esperabas, esto es porque tienes claro lo que quieres y no te rindes.

Conócete muy bien

Esto es muy parecido a lo anterior, es comprenderte muy bien, conocer tus debilidades, tus fortalezas, tus gustos, tus sueños, tus anhelos y hasta tu tipo de personalidad y tomar decisiones con base en lo que tú eres.

Ten confianza en ti mism@

A veces, el miedo paraliza a la hora de tomar grandes decisiones, pero si ya evaluaste tus objetivos y es lo que realmente quieres, confía en que esa decisión te llevará a lugares mejores.

Escucha consejos, no órdenes

No te cierres a escuchar comentarios, pueden desanimarte en un comienzo pero si sólo los ves como órdenes. Recuerda que los consejos SIEMPRE “los tomas o los dejas”, tú decides.

Quizá al principio no te guste mucho, pero si te detienes a evaluar lo que la otra persona te está diciendo, quizá encuentres grandes tesoros, si no es así, sólo escucha pero sigue tu camino.

Siempre puedes cambiar de opinión

Recuerda que seguir una decisión hasta el final depende de ti, pero si te diste cuenta que no es para ti, que experimentaste y no te gusta, también es de sabios detenerte y cambiar la decisión.

Infórmate

La información te ayudará a tomar mejores decisiones, infórmate sobre el tema, evalúa opciones, escucha opiniones, siempre es mejor estar informado sobre todos los escenarios posibles.

Mantén la calma

Ten paciencia, toma la decisión calmad@, sobre todo si son decisiones importantes, en ocasiones nos dejamos llevar por el momento o por una emoción momentánea. Lo mejor es tomar este tipo de decisiones en paz contigo mism@.

Habla con alguien de tu confianza

Hablar y exponer tu caso con alguien a quien le tienes mucha confianza, te ayudará a tener una visión mucho más amplia, ya que quizá te hará ver algo que tú no habías visto aún.

Pero eso sí, recuerda, las decisiones son sólo tuyas, así como sus consecuencias y experiencias.

Piensa en las personas a las que afectarás

Quizá no para detenerte, pero sí como un ejercicio de empatía y comprensión, sobre todo porque cada decisión que tomes tendrá consecuencias.

Sigue tu instinto

Solemos detenernos por miedo, pero si algo te llama muchísimo la atención y tienes “la corazonada” de que es el camino, entonces sigue esa corazonada.

Quizá todo salga maravilloso al principio o quizá no, pero en los fracasos también se encuentran mejores oportunidades. ¡Tómalo en cuenta!

Y sobre todo, asume consecuencias, esa es la mejor forma de tomar buenas decisiones y seguirlas tomando por el resto de tu vida.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo