Consejos para manejar la ansiedad y el estrés

433
Foto: DepositNovic / Depositphotos.com
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
181

La ansiedad es una emoción que se experimenta ante una situación de incertidumbre y amenaza.

En algunos casos ayuda a la persona a adaptarse ante nuevas situaciones, pero cuando se convierte en patológica y aparece con mucha frecuencia puede bloquear a la persona y afectar su salud física y mental.

¡No dejes que llegue a ese punto! La ansiedad puede ser controlada, sobre todo si no es tan frecuente y es consecuencia del estrés diario. Si ya está afectando tu calidad de vida, asiste con un especialista para evaluar tu caso.

Conoce exactamente qué es un ataque de ansiedad 

Te darás cuenta que estás teniendo un episodio de ansiedad cuando tengas algunos síntomas como: taquicardia, sudor, aumento de temperatura, dificultad para dormir, molestias digestivas, incomodidad, malestar general, dolores de cabeza, entre otros.

Observa de forma objetiva el problema 

La ansiedad es provocada por una posible amenaza, es entonces que el cuerpo reacciona, pero puedes controlarla evaluando la situación, sin magnificar las consecuencias y ser más realistas a las soluciones, enfrentar las consecuencias siendo responsables.

Pregúntate: “Si ocurre lo peor, ¿realmente sería tan grave?”

Deja de preocuparte por lo que no está en tus manos 

Delegar responsabilidades y no asumir la que no te corresponden, te ayudará a atender otras cosas en tu vida y dejar de lado las que no puedes solucionar.

Distráete 

Trata de no centrar tu atención todo el tiempo en el problema. Busca hacer actividades placenteras o que ocupen tu mente en otras cosas para evitar pensar en el problema que te está provocando dicha ansiedad.

Piensa en desafíos, no en amenazas 

Esto permite afrontar la situación con motivación, dejando de lado la preocupación. Hay situaciones que puedes resolver con creatividad y esfuerzo. Busca el lado B de una situación.

Practica técnicas de relajación

También ayudan las técnicas de relajación (muscular progresiva, respiración, imaginación, entre otros). Con ellas se reduce la activación fisiológica, se sueltan los músculos, y tu cuerpo se permite descansar.

Haz ejercicio 

El ejercicio físico ayuda a evitar el exceso de activación del sistema nervioso y a conseguir un sueño más reparador. Puedes intentar un ejercicio relajante como caminar o practicar yoga.

Duerme y aliméntate sanamente

Una alimentación desequilibrada puede perjudicar algunos estados de salud derivados de la ansiedad. Dormir adecuadamente también ayuda a tu cuerpo a funcionar correctamente y a renovarse.

Busca el sentido del humor

Es importante ver también la parte divertida y optimista de las cuestiones. Por ejemplo, ante un pensamiento recurrente, puedes probar a cantarlo o a decirlo en otro idioma.

Meditación y Mindfulness

El Mindfulness es una técnica de meditación que ayuda a conseguir la atención plena en el momento presente.

La ansiedad es como un guardián interior, si logras aprender a manejarla, puede ayudar a estar alerta ante las situaciones amenazantes y resolver retos personales del día a día.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
181