22 C
Mexico City
martes, 24 noviembre, 2020
- Publicidad -

Lo que le pasa a tu cuerpo cuando te enojas

- Publicidad -

ACIR Online

El enojo es una emoción que puede afectar de diferentes formas. Lo cierto, aunque es considerada una reacción negativa, también tiene beneficios para la salud, claro, bajo ciertos límites.

Un enojo manejado asertivamente ayuda a liberar emociones y es un motivador para el cambio, también puede ser una herramienta para el auto-empoderamiento.

Hay niveles de enojo, puede ir de la frustración e irritabilidad, hasta la furia fuera de control, lo que puede afectar el estado emocional, físico y cerebral de las personas.

Consecuencias negativas

Cuando una persona se enoja, la sangre inunda la corteza frontal del cerebro, nublando el pensamiento racional. Entonces, libera ciertas sustancias que brindan energía y fuerza.

El flujo sanguíneo continúa hacia tu estómago e intestinos preparando a tu cuerpo a una pelea. Todo tu organismo se prepara, subiendo el umbral del dolor, la temperatura, la respiración y el ritmo cardiaco.

La energía que recibes proviene de los niveles más altos de ácidos graso y azúcar en la sangre, así que si te enojas fácilmente esta continua liberación de sustancias se comienzan a acumular en tus arterias, lo que podría ser causa de problemas del corazón.

Otra consecuencia del enojo constante es que afecta considerablemente a tu cerebro, interrumpe el crecimiento de nuevas neuronas, que ayudan a la comunicación con el resto del cuerpo.

Finalmente, diversos estudios descubrieron que cuando el hipocampo, que interviene directamente en el estrés, también se ve afectado por la exposición continua a los efectos del enojo.

Beneficios de enojarse

El enojo es benéfico para el cerebro, en cierta medida porque aumenta la actividad cardiovascular y respiratoria. Pero todo con medida y sin dañar a otras personas, controlando el enojo para que no llegue a una furia inconmensurable.

Enojarse puede volver competitivas a las personas, pero cuando dura más de cuatro horas entonces se vuelve patológico y es nocivo para el cerebro.

El enojo libera noradrenalina, una hormona que aumenta la presión arterial y el ritmo cardíaco, y también dopamina, que a diferencia del enamoramiento, se da de inmediato, una especie de euforia.

También ayuda a concentrarte en situaciones que en algún momento no le darías importancia, lo que provoca que se puedan marcar límites para futuras amenazas.

Así que vivir tus emociones es una forma de mantener tu salud emocional, pero debes tomar en cuenta que tú controlas tus emociones, no ellas a ti.

¡Sé feliz!

- Publicidad -

Radio Felicidad en Iheart Radio