¿Jacarandas en México?

113
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

Esta es una de las estaciones más bonitas en la CDMX, sobre todo por como se pintan sus calles, y aunque la mayoría de los habitantes de la ciudad ignora el nombre de los árboles, la jacaranda no pasa desapercibida, su color azul violáceo invade la capital.

Pero (siempre existe un pero), ¿de dónde salió tan hermoso árbol?

Cuenta la leyenda que Tatsugoro Matsumoto, un jardinero imperial de Tokio, llegó de paso a México en 1892 y se impresionó por el aprecio especial por las flores y plantas que existía en nuestro país, pero no se quedó.

Primero viajó a Perú donde conoció a un rico hacendado y minero mexicano, que lo invitó de nuevo a México, pero esta vez a su hacienda muy cerca de Pachuca para crear un jardín japonés, a lo cual el jardinero aceptó encantado y decidió que quería vivir aquí, así que viajó a Japón, vendió todas sus cosas y le dijo a su familia:

“Cuando haga fortuna, regreso por ustedes”

Cuando Matsumoro arribó a la CDMX, la Colonia Roma se encontraba en su apogeo y era un barrio muy elegante, la mayoría de las casas tenían una gran extensión de jardín y Matsumoto era el indicado para el cuidado y diseño de estos.

Su trabajo le trajo fama, tanta que llegó a los oídos del entonces presidente Porfirio Díaz, quien le pidió que se encargara de los arreglos florales de la residencia presidencial en el Castillo de Chapultepec, así como del bosque que rodeaba el castillo.

En 1910 se celebra el primer acontecimiento de la independencia, el gobierno del presidente Díaz invitó a varios gobiernos, entre ellos al de Japón. La delegación  de Japón en México patrocinó una importante exposición de productos japoneses en el “Palacio de Cristal” que hoy se conoce como el Museo del Chopo. A un costado del palacio, Matsumoto montó un jardín con un pequeño lago artificial que inauguraron el propio presidente Díaz y la delegación diplomática japonesa.

Ese mismo año llegó el hijo de Matsumoto a México, Sanchiro Matsumoto, quien le ayudó a administrar su negocio al que su padre no le ponía cuidado. Juntos comenzaron a crear un gran emporio con todo y las dificultades del movimiento revolucionario en México.

Al estabilizarse la situación política después del enfrentamiento armado, los Matsumoto recomendaron al presidente Álvaro Obregón (1920-1924)  plantar en las principales avenidas de la ciudad de México árboles de jacaranda  que Tatsugoro había introducido desde Brasil y había reproducido con éxito en sus viveros. Las condiciones climatológicas eran las adecuadas para que al inicio de la primavera el árbol floreciera, además Tatsugotro consideró que la flor duraría más tiempo que en su lugar natal ante la ausencia de lluvia en la Ciudad de México durante esa temporada.

La visión de Matsumoto fue certera, el árbol de jacaranda se reprodujo ampliamente en la Ciudad de México, al grado de considerarse flor nativa. Desde entonces podemos disfrutar de la magia de las Jacaranda en los meses de marzo y abril.

Matsumoto nunca regresó a Japón.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo