¿Sales de baño terapéuticas?

39
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1

¡Sí!, ya es posible…
Realmente amo las sales de baño después de un día muy pesado de trabajo y quién no, imagina que es miércoles por la tarde, llegas a tu casa, te quitas los zapatos, piensas en la junta que tuviste con tu jefe (que estuvo insoportable), tienes que hacer el mandado, la casa esta sucia, etc, etc, tú solo quieres un momento de relax, entonces te metes a la bañera y agregas un poquito de sal, suena bien, pero qué pasaría, sí aparte de relajarte estas maravillas se volvieran terapéuticas.

En muchos lugares del mundo y en todos los sistemas médicos ancestrales hasta nuestros días, se conocen aguas reputadas por sus poderes medicinales, íntimamente relacionadas con las sales y minerales que contienen, entre ellas los sulfatos y carbonatos. Por lo tanto, otra variante de su uso es tomar sales y mezclarlas con agua de río o de lluvia y así replicar estas aguas minerales que ocurren en la naturaleza. Esta práctica sobrevive hasta nuestros días y en tiempos modernos ha cobrado auge entre los terapeutas naturales, los spas y las medicinas alternativas en general.

Descubre cómo hacer tus sales de baño terapéuticas, con el know how del doctor David Duarte, médico UNANI.

Material e ingredientes:
– Frasco de 1 litro
– Vaso medidor
– Cuchara para mezclar
– Recipiente para mezclar
– 1 tz de sal de mar
– 1 tz de sales de Epsom
– 1/2 tz de bicarbonato de sodio
– Gotas de aceites esenciales

Modo de preparación:
Agrega en el frasco la sal de mar, la taza de sales de Epsom y el bicarbonato de sodio. Mezcla bien los polvos y añade 20 gotas de aceite esencial grado terapéutico de tu preferencia. Revuelve hasta crear una mezcla homogénea y cierra el frasco herméticamente.

Foto: Hello Glow

Modo de uso:
-Para baño de tina, añade media taza de la mezcla –si tu tina es individual si es para dos personas, agrega una taza-.
-Para baño de pies, añade una taza de las sales a una cubeta con agua caliente*.

*Recuerda enjuagarte muy bien los pies y ponerte crema para evitar que la piel se reseque.

El plus: aceites esenciales
A través de la historia, es común añadirle aceites esenciales a estas sales, lo cual aumenta y enriquece enormemente los usos medicinales y terapéuticos que puedan tener. Es importante notar que los aceites esenciales siempre deben de ser de grado terapéutico y estar correctamente diluidos -nunca hay que aplicar aceites concentrados directamente a la piel o al agua de baño, ya que son muy fuertes y pueden resultar irritantes-. También es importante asegurarse de no ser alérgicos a algún aceite. Esto se hace simplemente poniendo una pequeña cantidad en el dorso de la mano y esperar 5 a 10 min, si hay irritación no se debe usar ese aceite o producto y se debe enjuagar con agua fría hasta que disminuya la irritación y consultar al médico.

Foto: Hello Glow

Aceites esenciales comunes y sus usos
Jazmín: Relajante, afrodisiaco, para dolores y tristeza.
Jengibre: Gripas, resfriado, debilidad, náuseas y cansancio.
Geranio: Ansiedad, palpitaciones y miedo.
Clavo: Antiséptico, analgésico, repelente de moscos y estimulante.
Albahaca: Nerviosismo, ansiedad, fatiga mental y anti-estrés.

¡Ahora sí, a disfrutar de un buen baño, con beneficios a la salud!

 

 

Información: revistafernanda.com.mx

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo
1