Frases que jamás debes decir frente a tu jefe

73
Mad crazy young businessman arguing with sad stressed businesswoman at work in office
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

Dato: mantener una relación saludable con el “líder” de donde trabajas (o sea, tu jefe) es primordial para el éxito, por ello debes tener mucho cuidado de las cosas que dices y a quién se las dices.

Por eso en Radio Felicidad nos dimos a la tarea de investigar algunas frases que jamás (repito, jamás) debes decirle a tu jefe:

  • “¡Ese no es mi trabajo!”
    ¡No, no y no! Si no cumples con las labores descritas en tu puesto además del seguimiento que te pidió tu jefe, lo más probable es que seas despedida. En serio, no eres indispensable en ningún trabajo y fuera de las oficinas hay miles de personas deseosas de trabajar. Si dicen que ese no es su trabajo, será tomado como falta de cooperación y de respeto.

  • “No fui yo, fue él”.

    Si eres responsable, acéptalo. Si no es tu responsabilidad o culpa, explícalo. Pero no apuntes el dedo a nadie más. Nunca. Hacerlo te hará lucir poco profesional.

  • “Siempre lo hemos hecho así”
    Algunos jefes están abiertos al dialogo y propuestas, sobre todo cuando se trata de mejorar procesos. El decir que algo se encuentra establecido y que no es factible a modificar “porque siempre se ha hecho así”, no es suficiente argumento.

  • “No puedo”

    Según Business Insider, un no puedo muestra falta de confianza o falta de disposición para afrontar los riegos y ninguna de las dos actitudes son apreciadas en un ambiente laboral.

  • “Estoy aquí sólo por la paga”
    Una clara indicación para los supervisores de que existe poca implicación con el trabajo.

  • “Lo he estado pensando y necesito un aumento de salario”
    No es responsabilidad de tu jefe satisfacer tus necesidades de pagar tus cuentas. Antes de pedir un aumento, básate con argumentos y resultados.

  • “Ese tipo es un idiota”.

    Ya sea un colega, un cliente, un proveedor o cualquier persona, no pienses que puedes confabular con tu jefe como si fuera tu amigo. No lo es. Y si haces algo como criticar a alguien más, corres el riesgo de sonar irrespetuoso o crítico de alguien que podría ser más importante para la compañía que tú. Además, puedes generar desconfianza en tu jefe.

  • “Tengo una gran resaca”
    No importa si se tiene una gran relación con el jefe, llegar entre semana o el viernes con resaca no da una buena imagen. Ellos no van a tener compasión si nos sentimos mal, tenemos que cumplir con nuestra responsabilidad. En la medida de lo posible, hay que evitar que se note que nos fuimos de fiesta.

  • “Yo cómo me obtengo un beneficio de esto”
    En ocasiones el trabajo incluye ayudar a compañeros de otras áreas y la mayoría de los jefes tienen poca tolerancia por las personas que no saben trabajar en equipo, afirma Business Insider.

  • “Podría estar haciendo otras cosas…”
    Si lo piensas, no lo digas en voz alta. La respuesta sería muy simple. Si no te gusta lo que haces, busca otro trabajo. Si lo que deseas es un cambio, haz que suceda pero actuando con tacto e inteligencia.

¿Agregarías alguna otra?

 

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo