16.8 C
Mexico City
jueves, 29 octubre, 2020
- Publicidad -

Qué es la intolerancia a la lactosa y cómo cuidarnos

- Publicidad -

ACIR Online

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos.

La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino no produce suficiente enzima lactasa, con la cual se digiere la lactosa, en otras palabras, es cuando existe la incapacidad de digerir un azúcar que se encuentra en los productos lácteos.

Síntomas: 

  • Hinchazón o distensión abdominal.
  • Diarrea.
  • Gases.
  • Náuseas.
  • Dolor en el abdomen.

Algunas enfermedades pueden causar esta insuficiencia en la producción de lactasa como la gastroenteritis, infecciones virales o bacterianas o también puede manifestarse después de una cirugía intestinal.

Las molestias empiezan a aparecer cuando el proceso de metabolización de la lactosa no se realiza correctamente debido al consumo excesivo del azúcar. Esto provoca que alcance el colon y se generen sustancias de desecho que ocasionan los malestares.

¿Cómo sé si tengo intolerancia a la lactosa? 

El médico debe checar tus síntomas, historia clínica y familiar y hábitos alimenticios, después de esto realizará un examen físico y pruebas médicas para ayudar a diagnosticar la intolerancia a la lactosa o para detectar otros problemas de salud.

¿Cómo aprendo a vivir con intolerancia a la lactosa? 

  • Seleccionar una leche reducida en lactosa o deslactosada.
  • Tomar un suplemento de lactasa justo antes de ingerir productos lácteos. Estos suplementos se pueden tomar en gotas o tabletas e incluso se pueden agregar directamente a la leche.
  • Cuando bebas leche o ingieras alimentos que contienen lactosa, ingiere también otros alimentos que no contengan lactosa en la misma comida para tener una digestión lenta y evitar problemas. Por ejemplo: si vas a tomar un licuado que incluya algo de leche, no lo tomes solo, ingiere algo más con él, como un sandwich saludable.
  • Beber jugos fortificados en calcio.
  • Ingerir alimentos libres de lactosa, que sean ricos en calcio, como el brócoli, las arvejas, el tofu o la leche de soja. Considera los quesos duros, como el cheddar, que tienen un bajo contenido de lactosa.
  • Los yogures que contienen cultivos activos son más fáciles de digerir y tienen muchas menos probabilidades de causar problemas de lactosa.
  • Aprender a leer las etiquetas alimentarias. La lactosa se agrega a algunos alimentos envasados, congelados, enlatados o preparados, como el pan, los cereales, el fiambre, las salsas, las mezclas para preparar tortas y galletas, y las cremas para el café. Debes estar atento a ciertas palabras que podrían indicar que el alimento contiene lactosa: manteca, queso, crema, leche en polvo, sólidos de leche y suero de leche, por ejemplo.
- Publicidad -

Radio Felicidad en Iheart Radio